La caballada de Atienza, historia y tradición hechas fiesta

La Caballada de Atienza, historia y tradición | HCMN

La caballada de Atienza fue declarada “Fiesta de interés turístico nacional” en 1980, al igual que otras celebraciones de las que os hemos hablado con anterioridad como Los Picaos de San Vicente de la Sonsierra en Semana Santa, por ejemplo. En el caso que hoy nos ocupa, se conmemora la huida a caballo desde Atienza para proteger al rey Alfonso VIII de su tío, Fernando II de León. Si queréis saber más de este histórico festejo no tenéis más que seguir leyendo.

En la caballada de Atienza, los singulares actos que se van sucediendo desde el domingo de Pentecostés son realmente curiosos e interesantes. Entre caballos, romerías, tortillas, gaiteros y demás, veréis pasar la historia ante vuestros ojos. ¿Qué mejor plan para el puente del 15 de mayo que una escapa cultural?

La Caballada de Atienza, historia y tradición | HCMN

Origen de la caballada de Atienza

Corría el año 1158 cuando, tras la muerte del rey Sancho III, hereda la corona de Castilla su hijo Alfonso VIII, a pesar de ser aún un niño. Se entabló entonces una lucha por el trono entre dos nobles familias, los Castro y los Lara, que duró hasta 1162. Fueron estos últimos quienes raptaron al pequeño rey,  mientras que los primeros acudieron a pedir ayuda a su tío. Quien, con la intención de unificar ambos reinos, pretendía ser el tutor del menor.

Los captores huyeron de Soria con su rehén, escondiéndose en Atienza. Cuando llegaron las tropas del rey de León, los secuestradores huyeron fingiendo celebrar una romería, gracias a la colaboración de la cofradía de arrieros del lugar. Una vez que cruzaron la muralla, estando a la altura de la ermita, arrancó a correr la caballería y no paró de cabalgar durante siete días.

La Caballada de Atienza, historia y tradición | HCMN

Actos conmemorativos

Un día antes de la caballada se celebra el “Sábado de las 7 tortillas”, en el que se reúnen los hermanos de la Cofradía de la Santísima Trinidad en la ermita de la Virgen de la Estrella para preparar el evento del domingo, mientras se comen siete tortillas cocinadas con diferentes ingredientes. Con ellas se recuerdan los siete días que duró la cabalgada hasta Ávila.

El domingo por la mañana los hermanos salen de la casa del prioste en la que saldan las multas, contraídas a lo largo del año cada vez que incumplen alguna de las 30 ordenanzas de la hermandad. Cabalgan junto al abad hasta la ermita, emulando la romería simulada por los arrieros en 1162. El paseo es acompañado por el sonido del tamboril y la dulzaina.

Tras ello, sacan a la virgen en procesión hasta la Peña de la Bandera, lugar en el que se realiza una subasta con las andas de la virgen. Después, se celebra la misa seguida de la comida de hermandad y se finaliza con la vuelta a casa del prioste para tomar un trago de vino en porrón.

La Caballada de Atienza, historia y tradición | HCMN

Información turística

Para completar la escapada a Atienza no dejéis de visitar su castillo y los tres museos. Si os queda tiempo, os recomendamos realizar la ruta “El camino del Cid” y pasear por el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara.

deja tu comentario


ver comentarios