Ideas inesperadas para rellenar carnes

Ideas inesperadas para rellenar carnes | HCMN

Existen muchas formas de preparar carne: a la plancha, al horno, guisada… Pero si queremos sorprender a nuestros comensales y preparar una receta original y que se chupen los dedos, nada como preparar carne rellena.

La carne rellena es un plato tradicional que se prepara en muchas casas con motivo de alguna celebración. Es un plato típico en fechas señaladas como las Navidades y podemos preparar diferentes rellenos para diferentes tipos y piezas de carne.

La carne es uno de los alimentos más apreciados en nuestra dieta. Nos aporta proteínas, grasas, hierro y vitaminas del grupo B indispensables para nuestro desarrollo en etapas de crecimiento. Su consumo a de ser moderado y debemos acompañarla siempre de verduras o frutas para seguir una dieta equilibrada. Rellenar carnes es una idea estupenda para preparar platos completos y saludables. Además es una buena forma de aprovechar ingredientes que tenemos en nuestra nevera.

Dependiendo del tipo de carne (ternera, cerdo, caza, aves…) y de la pieza que escojamos podemos elaborar diferentes tipos de rellenos. Las mejores piezas para rellenar son las planas y las que tienen forma cilíndrica:

  • La carne de ternera rellena es un clásico. El lomo, la aleta, el solomillo o el redondo son algunas de las piezas que más se utilizan para rellenar. Si tenemos la pieza entera lo primero que tenemos que hacer es abrirla como un libro con ayuda de un buen cuchillo. El huevo, el jamón, las aceitunas, los pimientos de piquillo, los espárragos verdes y la cebolla pochada son algunos de los ingredientes que podemos utilizar para rellenar nuestra carne. Una vez tenemos preparado los ingredientes para nuestro relleno los colocamos dentro de la carne, la cerramos y atamos con una cuerda para cocinar. Para acompañar podemos elaborar una salsa partiendo de un fondo de carne con diferentes verduras de temporada.
  • La carne de cerdo cuando se cocina rellena es una de las carnes más tiernas y deliciosas. Según elijamos carne de cerdo blanco o carne de cerdo ibérico la potencia de sabor será diferente. La diferencia entre un cerdo ibérico y un cerdo blanco no sólo está en la forma de alimentar a los animales sino en la raza y en la forma de vida los mismos. La carne de cerdo ibérico es muy apreciada en nuestra gastronomía. Los cerdos ibéricos no sólo se utilizan para elaborar los mejores jamones del mundo. Piezas del cerdo como el solomillo, el lomo o la pluma son estupendas para rellenar. Al ser una carne de sabor más intenso utilizaremos ingredientes que suavicen. Ideal para preparar el relleno son los frutos secos, la cebolla caramelizada, la manzana (Golden o de sidra) en trocitos o el melocotón. Para acompañar podemos elaborar una salsa con los mismos ingredientes o a base de verduras que cocinaremos junto con la carne para que tomen sabor y después las trituraremos con su jugo de tal forma que quede una salsa densa.

Ideas inesperadas para rellenar carnes | HCMN

  • La carne de caza como el jabalí, el ciervo, el gamo, las liebres… son carnes poco habituales en nuestra cocina pero cada vez encontramos más variedad en los mercados. Son carnes muy potentes, con un sabor marcado y muy característico. Para rellenar este tipo de carnes podemos utilizar elementos que se encuentran en la naturaleza y que nos recuerdan al hábitat de estos animales. Las setas y hongos, los frutos secos (como las nueces, almendras o piñones), las frutas del bosque (moras, frambuesas, fresas,…), las hierbas (tomillo, romero…) son algunos de los ingredientes que podemos utilizar tanto para rellenar este tipo de carnes como para elaborar la salsa que va a acompañar nuestro plato.

Ideas inesperadas para rellenar carnes | HCMN

  • La aves son un clásico de las celebraciones. El capón o el pavo son aves que se preparan rellenas en fechas como Navidad o Acción de Gracias (fiesta tradicional en EEUU y Canadá que se celebra el cuarto jueves del mes de Noviembre). El relleno del pavo podemos hacerlo con muchos ingredientes: carne picada, jamón, pasas, frutos secos, alguna hierba aromática o incluso alguna verdura como zanahorias o apio. Un truco estupendo para que nuestro pavo que jugoso y tenga un sabor especial es cocinarlo a fuego medio-bajo durante al menos 6 horas (dependiendo del peso) e inyectarle caldo de ave con cognac (coñac) o ron además de regarlo con sus propios jugos. Después podemos elaborar una salsa con los jugos que suelta el pavo para acompañar y añadirle algún tipo de fruta como las frutas del bosque.

deja tu comentario


ver comentarios

  • Enviado por Anónimo el 26 Nov 2015, 21:48

    todos los platos tienen buena pinta ,y mejo sabrá para las navidades

    • Enviado por GrupoIFA el 27 Nov 2015, 11:20

      Muchas gracias. Esperamos que nos digas qué os han parecido :)
      Un saludo.