Ruta por la gastronomía de Galicia

Ruta gastronómica por Galicia | HCMN

Si las regiones mediterráneas basan su riqueza gastronómica en el equilibrio entre mar y huerta, la cocina de Galicia nos ofrece la misma premisa pero bajo la perspectiva diferente que le da su personalidad única: la costa atlántica. Emprender una ruta por la gastronomía de Galicia es entregarse a recetas reconfortantes de una cocina familiar que no necesita florituras para seducir a todos los paladares. La  calidad de sus materias primas y el cariño que tienen los gallegos por sus recetarios tradicionales la convierten en un destino ideal para los amantes de la cocina más auténtica.

Platos entre el mar y la tierra

Ruta gastronómica por Galicia | HCMN

 

Al pensar en Galicia es imposible no visualizar sus costas y sus pueblos marineros, con los puertos y las lonjas llenas de pescados y mariscos frescos que son uno de los pilares de su cocina. Pero la gastronomía gallega no se puede entender sin la parte de la tierra, con productos de la huerta que pueden parecer humildes pero que protagonizan platos de cuchara reconfortantes como los potes, caldos y cocidos. Para aguantar los aires fríos del clima atlántico el gallego recurre a las legumbres, siempre enriquecidas con productos del cerdo cuya crianza tiene larga tradición.

Y es que las matanzas siguen congregando a las familias en celebraciones que continúan las tradiciones elaborando fantásticos embutidos y festejando las cosechas y fiestas populares en las que no faltan los dulces caseros. Pero entre las carnes destaca sin duda la calidad de la ternera gallega y del buey, cuyo solomillo no necesita más que unas buenas brasas. Cualquier plato se acompaña siempre del fantástico pan gallego, de los mejores del país, y no puede faltar una copa de vino, acogidos a cinco Denominaciones de Origen.

Ingredientes y productos imprescindibles

Ruta gastronómica por Galicia | HCMN

De entre la gran calidad de las materias primas de toda Galicia podemos destacar algunos productos que el visitante no se puede perder en esta tierra. Siempre merece la pena empezar una comida con un tazón de caldo casero, que se puede continuar con caldeiradas de merluza, rape o rodaballo, o con el famosísimo pulpo a feira. Cualquier marisco siempre es de primera categoría, y entre las carnes no pueden faltar el lacón con grelos, los callos, el jamón asado o el recho, un fiambre de cerdo. Las empanadas son otro manjar convertido en arte, sea cual sea su relleno.

Entre los vegetales hay que nombrar los pimientos de Padrón (“unos pican y otros non”), los grelos, el nabo, las fabas y los cachelos o patatas. Son exquisitos también los quesos, muchos protegidos con denominaciones de origen como  el Tetilla, el Ulloa, el Cebreiro o el San Simón, siempre acompañados de buen pan. Entre los dulces son imprescindibles los flanes, bizcochos y las filloas, acompañadas con miel y todo regado con un buen aguardiente de orujo.

Los sabores de las provincias gallegas

Ruta gastronómica por Galicia | HCMN

  • Lugo. La mayor de las provincias vive entre los productos de la costa cantábrica y los de valles que recorren los ríos Miño y Sil. Aquí abundan los platos con pescados y mariscos marinos y fluviales, como el salmón, la trucha, la merluza de Celeiro los percebes o el bonito de Burela. La vaca rubia gallega es muy apreciada y también los embutidos del cerdo. En muchos pueblos se crían capones con los que se hacen sabrosos arroces y los quesos artesanos no faltan en ninguna despensa.
  • La Coruña. Es famosa por sus mariscos y pescados fresquísimos, los quesos de tetilla y los pimientos de Padrón, pero aquí abundan además los potes y cocidos ricos en grelos, berzas y fabas. Son de gran calidad las patatas y los asados de cerdo o de ternera, así como las empanadas de carne o de marisco. En los pueblos de la costa hay que probar las caldeiradas, los estofados de pulpo y los arroces de nécoras, almejas, bogavante o rape, casi siempre caldosos o melosos. Entre los dulces destaca la ya internacional tarta de Santiago, símbolo del Apóstol y exquisita en la sencillez de sus ingredientes.
  • Pontevedra. Las principales localidades mueven sus cocinas entre los productos de las lonjas marineras, las rías y la montaña de interior. Sobresale la cotizada lamprea que sorprende por su delicado sabor una vez guisada y algunas de las mejores carnes del país. Son famosos los cocidos y potajes, los mejillones, la tortilla de patatas y la almeja de Carril. Además de arroces marineros se pueden probar riquísimos guisos de fideos y pescado y sopas de marisco como la vieira.
  • Orense. Al no estar bañada por el mar, esta tierra da más protagonismo a los pescados de río como la trucha o el salmón, pero curiosamente son famosos sus platos de pulpo y anguila. Los amantes de la carne disfrutarán aquí de las preparaciones con cerdo, ternera y cabrito, bien acompañadas de patatas y grelos, vegetales a veces guisados con chorizo o preparados en tortillas. Además de golosos postres caseros típicos de toda Galicia, aquí destacan las chulas y las filloas de anís.

Degustar en esta tierra alguno de los platos gallegos más famosos es todo un placer, gracias también a la hospitalidad de sus gentes. Nadie puede poner en duda que Galicia bien merece una visita para hacer una ruta gastronómica por cualquiera de sus provincias para descubrir las especialidades que guarda cada región.

deja tu comentario


ver comentarios

  • Enviado por Anónimo el 15 May 2017, 19:01

    me encanto la informacion muchas gracias

    • Enviado por GrupoIFA el 25 May 2017, 18:41

      Y a nosotros nos encanta que te guste. :) ¡Gracias!