Gastronomía del Norte: Galicia, Asturias y mucho más

Gastronomía del Norte: Galicia, Asturias y mucho más | HCMN

España es un país que ofrece una gran diversidad de paisajes, culturas y gentes, y también guarda una variada cocina. Esto queda patente cuando dejamos el Mediterráneo para dirigirnos a la zona norte, donde nos esperan bellas regiones cubiertas por bosques y montañas, con la presencia constante del rico litoral cantábrico. Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco son destinos imprescindibles para quien quiera disfrutar de platos de primera calidad, desde las recetas más tradicionales hasta la última vanguardia.

Galicia

La gastronomía ha sido siempre uno de los grandes reclamos de las tierras gallegas. Su situación y el clima atlántico dan forma a un paisaje de costa rocoso del que salen algunos de los mejores productos del país, que hace que la cocina gallega sea sencilla pero tremendamente sabrosa. Los gallegos están muy apegados a sus recetas tradicionales y a sus costumbres culinarias, por eso son muchísimas las fiestas populares que giran alrededor de la gastronomía. A los ingredientes del mar y de la tierra se les unen buenos vinos, con cinco D.O.

La combinación de los acantilados con las apacibles rías llena Galicia de buenos pescados y sobre todo de magníficos mariscos, que se preparan sin florituras para respetar al máximo el sabor de la materia prima. Son imprescindibles las mariscadas, pero también el famosísimo pulpo a feira y las estupendas empanadas con rellenos de todo tipo. La cocina marinera se combina con platos más de interior, entre los que sobresalen los caldos, el lacón con grelos, los callos y cocidos, sin olvidar la carne de ternera joven. Destacan también los quesos, como el Tetilla, el Ulloa o San Simón, y los licores de hierbas, como el aguardiente con el que se elabora la queimada.

Asturias

Su apodo de “paraíso natural” no engaña, Asturias es una hermosa tierra cubierta por un manto verde que esconde una deliciosa cocina muy particular. Aunque comparte características con sus vecinos, la gastronomía asturiana ha permanecido un poco aislada gracias al cobijo de los Picos de Europa, manteniéndose fiel a su cocina de fogones, sin prisas, siempre aprovechando los recursos de la tierra. La fabada es sin duda la estrella, todo un símbolo de la cocina asturiana, pero no desmerecen otros platos de cuchara como los potes, a los que se pueden añadir embutidos de matanza, almejas, bogavante, perdiz, patatas o berza.

Quien se acerque a sus costas podrá degustar exquisitas calderetas marineras, mariscos variados y  delicadas sardinas. Hay que mencionar también la calidad de las truchas de río, y la caza mayor y menor cuando nos adentramos en la montaña, muchas veces jugando con los quesos. Entrecot al cabrales, estofados de corzo y perdiz, el popular cachopo o los típicos bollos preñaos son algunos ejemplos de una cocina apegada a sus tradiciones. Además es tierra para golosos, con las imperdibles casadielles, los frixuelos, el arroz con leche y la multitud de dulces que se elaboran en pastelerías artesanas. Y todo regado con la famosísima sidra y su ritual del escanciado.

Cantabria

Gastronomía del Norte: Galicia, Asturias y mucho más | HCMN

El perfil de Cantabria presenta dos zonas gastronómicas bien diferenciadas: el litoral cantábrico y la montaña de interior, con sus inconfundibles valles pasiegos. La tradición pesquera de pueblos marineros lleva a las mesas pescados muy finos y mariscos cocinados en salsas aromáticas que respetan el producto, como las almejas a la marinera, la merluza en salsa verde o los maganos encebollados. En la zona de la Bahía de Santander tienen merecida fama los mariscos, las exquisitas rabas de calamar rebozadas y los bocartes, sin olvidar las magníficas anchoas en salazón.

Los platos de cuchara más apreciados son el cocido montañés, el lebaniego, los callos, la olla ferroviaria de Reinosa y el sabroso sorropotún, a base de bonito y patatas. La ganadería tiene un gran papel tanto por las carnes de vacuno como por la producción de lácteos, ya que la leche y la mantequilla cántabras son de las mejores de Europa. Con ellas se elaboran quesos y muchos dulces, pues la cocina de Cantabria tiene gran tradición repostera. Nadie se puede ir sin probar los sobaos, la quesada, las rosquillas, los bizcochos y los ricos hojaldres.

País Vasco

Gastronomía del Norte: Galicia, Asturias y mucho más | HCMN

La cocina vasca es un fiel reflejo de su propia cultura, que durante siglos ha mantenido su propia personalidad en un entorno fronterizo que ha sabido siempre combinar los productos de mar y de montaña de cada temporada. El vasco disfruta del buen comer y prefiere disfrutar de unos ingredientes de lujo sin demasiadas complicaciones, como se refleja en la cultura de los pinchos que tanta fama ha ganado entre los turistas. A los platos más tradicionales se ha sumado la Nueva Cocina Vasca, que ha situado a sus restaurantes y chefs a la cabeza de la cocina de vanguardia mundial.

La forma de cocinar los pescados demuestra esa sencillez que define la cocina del País Vasco. Merluza, bacalao, rape, lubina, sardinas o dorada se cocinan en exquisitas salsas, destacando la verde, el pil pil y la vizcaína. El bonito protagoniza uno de los platos más populares, el marmitako, y la riqueza de sus huertas llena de verduras y legumbres las mesas. También son apreciadas las carnes a la parrilla, de buey, vaca y ternera, y los embutidos del cerdo. El toque dulce lo ponen los postres tradicionales en los que siempre tienen protagonismo la leche de vaca y oveja, como la cuajada, la leche frita, la intxaursalsa o la pantxineta.

Emprender una ruta gastronómica por la zona norte es adentrarse en algunos de los rincones más bellos de nuestro país, y sin duda de los más ricos en cuanto a buena cocina se refiere. Excelentes pescados y mariscos, buenas carnes, reconfortantes guisos y dulces tradicionales esperan al viajero con materias primeras de primera calidad y una gran honestidad en sus recetas.

deja tu comentario


ver comentarios