Recetas con huevos

Ideas para introducir el huevo en tu alimentación | HCMN

El huevo es uno de los ingredientes básicos en las cocinas de todo el mundo y su origen se remonta a varios miles de años atrás, cuando se empezaron a domesticar las aves. Aunque hubo una época en la que nutricionalmente tuvo mala fama por culpa de falsos mitos, hoy están superados y sabemos que es uno de los alimentos más saludables que podemos sumar a nuestra dieta. Los huevos son  una gran fuente de proteínas, minerales y vitaminas, y además podemos preparar una gran variedad de recetas con ellos.

El huevo, un alimento completo, versátil y muy saludable

Imprescindibles en cualquier despensa, los huevos son uno de los alimentos más recomendables por su alto valor nutritivo y lo fácil que resulta aprovechar todas sus propiedades en la cocina. Destacan por su alto contenido en proteínas de alta calidad, el equilibrado aporte de grasas saludables y su aporte de vitaminas y minerales esenciales. Además el huevo es muy saciante, de fácil digestión y apto para toda la familia, ya que podemos incorporarlo de forma muy sencilla a todo tipo de platos y recetas. Es tan versátil que podemos disfrutar de él a cualquier hora del día, así que te damos algunas ideas para inspirarte.

Ideas para introducir el huevo en tu alimentación | HCMN

Recetas con diferentes técnicas para cocinar con huevos

 

  • Huevos pasados por agua. Es la opción preferida de los que disfrutan del huevo por las mañanas, con el interior cremoso y jugoso, ideal para mojar tostadas. Se cuecen apenas 3-4 minutos en agua y se deben comer abriendo la cáscara con una cucharilla.
  • Huevos cocidos. Quizá la forma más simple pero también muy práctica, el huevo duro se prepara cociéndose entre 9 y 11 minutos, según nos guste la yema. Pelados y fríos se pueden añadir a ensaladas, sopas o bocadillos, y son perfectos para preparar huevos rellenos, por ejemplo con ensaladilla y arroz.
  • Huevos escalfados. Con esta técnica se abren directamente sobre agua o caldo caliente, para que se cuajen en el líquido hirviendo en apenas unos minutos. Pueden coronar tostadas, verduras o platos de cuchara como el cocido con rape.
  • Tortillas. Ya sea a la francesa, doblada sobre sí misma, o preparando una tortilla española redonda, son platos muy nutritivos que podemos preparar con infinidad de ingredientes. Una buena idea es aprovechar las verduras de temporada como el calabacín o podemos convertirlas en comidas completas añadiendo jamón, pescado o marisco.
  • Huevos fritos y a la plancha. Se cocinan en una sartén o plancha bien caliente con aceite o mantequilla, cuajando la clara y dejando la yema un poco líquida. Conseguir la puntilla es todo un arte y son deliciosos acompañando platos de verduras como el tradicional pisto con tomate.
  • Huevos al plato. Son muy cómodos porque se cocinan directamente en el recipiente que se van a servir, normalmente cazuelitas o platos hondos. Se suelen hacer en el horno acompañados de verduras, embutidos, salsa de tomate o queso…

Ideas para introducir el huevo en tu alimentación | HCMN

Deliciosos platos para cada momento del día

  • Desayunos y meriendas. Es ligero pero muy nutritivo y saciante, por lo que un huevo para empezar el día o para recargar las pilas a media tarde es una forma muy sana de sumarlo a la dieta. Una tortilla ligera con queso fresco, un sándwich con huevo duro, tomate y jamón de York o un revuelto de claras con espinacas son buenas opciones. Los días de fiesta podemos darnos un homenaje con un brunch preparando los clásicos huevos benedictine o unas tortitas con fruta fresca.
  • Almuerzos y comidas. Las quiches, tartas y pasteles salados como el de merluza y salmón funcionan de maravilla como primer plato, también la tortilla de patatas que podemos enriquecer con, por ejemplo una menestra de verduras. Además son un buen complemento de estofados, sopas, guisos y potajes, como la tradicional sopa castellana o el más veraniego salmorejo con jamón. En los platos combinados el huevo puede jugar un gran papel, como en el arroz a la cubana ya que hace buena pareja con casi cualquier ingrediente. Otro clásico de nuestras mesas son las migas, deliciosas coronadas con huevos.
  • Cenas nutritivas y ligeras. Los huevos son los grandes aliados de las cenas, ligeros pero llenos de nutrientes. Un sencillo revuelto esponjoso con verduras salteadas o bonito en aceite es un plato delicioso y rápido, y también podemos optar por sumarlo a una ensalada con tomate, aguacate y lo que más nos apetezca. Las tostas ganan mucho si se suma un huevo poché a la ecuación, por ejemplo con escalivada y anchoas al igual que las cremas de verduras, ya sean frías o calientes.
  • Bocados dulces. Casi todas las recetas de repostería incorporan huevos a sus masas, como los bizcochos o las galletas, pero hay algunos postres donde el huevo juega un papel esencial. Las natillas, la crema catalana, la mousse de chocolate y el merengue son buenos ejemplos, sin olvidarnos del tradicional y delicioso flan de huevo.

Está claro por qué el huevo es uno de los mejores ingredientes que podemos sumar a nuestras recetas, pues no solo tiene un gran valor nutritivo sino que nos ofrece un infinito mundo de posibilidades en la cocina. Te hemos propuesto algunas de las mejores recetas para preparar con huevos, pero hay muchas más donde elegir. ¿Cuáles son tus favoritas?

deja tu comentario


ver comentarios

  • Enviado por Anónimo el 16 May 2016, 15:24

    Los huevos me gustan de todas las formas posibles …son estupendos siempre , os ha faltado decir ‘ al sobre ‘. También están muy ricos .

    • Enviado por GrupoIFA el 17 May 2016, 09:51

      Tomamos nota de esa variante que nos ha faltado. La tendremos en cuenta para futuras recetas y publicaciones. Muchas gracias por tu comentario. :) Un saludo.

  • Enviado por Anónimo el 19 May 2016, 10:11

    Me encantan los huevos de todas las maneras que se pueden hacer. Es una pena que se recomiende comer sólo 2 a la semana.Si tienes colesterol.

    • Enviado por GrupoIFA el 19 May 2016, 11:04

      Además de por la salud, mejor ponerse siempre algunos límites. Ya sabes que lo poco gusta y lo mucho cansa. Y así evitamos terminar cansándonos de los huevos. :) Muchas gracias por tu comentario.