Mejillones, deliciosa fuente de hierro y otras propiedades

Mejillones, deliciosa fuente de hierro y otras propiedades | HCMN

Cuando pensamos en los beneficios que tiene el pescado, automáticamente pensamos en el pescado azul o blanco, dejando fuera de la lista la familia de los moluscos. Y, sin darnos cuenta, estamos cometiendo un gran error. Los moluscos, como las almejas o los mejillones, poseen las mismas proteínas que, por ejemplo, la ternera, pero son mucho más digestivos y sin una gota de grasa.

Los mejillones pertenecen a la familia de las almejas y de los moluscos de agua dulce y salada. Pueden cocinarse con o sin caparazón, cocidos, fritos, ahumados, a la plancha, al vapor y tienen un alto contenido en minerales, vitaminas y aminoácidos, muy beneficiosos para la salud.

Hay varias especies de mejillones y su carne puede ser anaranjada en el caso de las hembras o más blanquecinas en el caso de que sean machos. Suelen encontrarse en zonas costeras poco profundas o cerca de las terminaciones de los estanques o lagos. Son fáciles de recolectar y su consumo es muy común en los países europeos mediterráneos.

Mejillones, deliciosa fuente de hierro y otras propiedades | HCMN

En el mercado podemos encontrarlos frescos, es decir, que estén vivos y tengas que hervirlos en casa para que se abran, también en latas o incluso congelados. Independientemente de cómo sean consumidos, las propiedades de los mejillones no varían demasiado y te vamos a mostrar algunas de ellas que seguro que no conocías. ¡Atent@!

Reparan y ayudan al crecimiento de los tejidos

Las proteínas ayudan a reparar tejidos, producir hormonas y mantener la masa muscular fuerte, entre otras.

Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, del 10% al 35% de calorías ingeridas al día, deben provenir de las proteínas. Una taza de mejillones contiene aproximadamente 18 gramos de proteína, lo que se traduce en un 30% de las proteínas que necesitamos a diario.

Además, contienen unos bajos niveles de sodio, grasa y colesterol.

Propiedades anti-inflamatorias

Aunque no lo sepas, los mejillones tienen más ácidos grasos omega-3 que el resto de mariscos y mucho más que cualquier tipo de carne.

El omega-3 es esencial para contar con una buena salud. Un estudio de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad RMIT en Australia, comunicó que los mejillones tienen propiedades anti-inflamatorias debido a la gran cantidad de ácidos grasos omega-3 que éstos poseen.

Mejillones, deliciosa fuente de hierro y otras propiedades | HCMN

Mejora la salud de nuestra piel, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos

Una taza de mejillones contiene 12 microgramos de vitamina C, es decir, casi el 20% de la ingesta diaria que necesitamos.

Nuestro organismo usa la vitamina C para formar la piel, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos. Además, sirve para la reparación del cartílago, los huesos y los dientes.

Rico en fósforo y potasio

Los mejillones son muy ricos en fósforo que, también, es el segundo mineral más abundante en nuestro cuerpo ya que constituye un 1% del peso total de una persona.

El fósforo está presente en todas las células del cuerpo y su función principal es en la formación de los huesos y los dientes.

Y, por si fuera poco… ¡también contienen mucho potasio! El potasio es un mineral que el cuerpo necesita para funcionar normalmente, ya que ayuda a que los nervios y los músculos se comuniquen, facilita la entrada de nutrientes a las células y la salida de desechos de las mismas.

Una taza de mejillones contiene 480 microgramos de potasio, lo que significa casi el 14% de la ingesta diaria requerida.

Previene infecciones y tiene poder antioxidante

Los mejillones también son ricos en selenio, un nutriente muy importante para la reproducción, la función de la glándula tiroides, la producción de ADN y, lo más importante, proteger nuestro cuerpo contra posibles infecciones.

Como veis, comer mejillones son todo ventajas, ¿necesitas más razones para incluirlos en tu dieta?

deja tu comentario


ver comentarios