Nectarina, albaricoque y melocotón: ¿en qué se diferencian?

Frutas del verano: nectarina, albaricoque y melocotón | HCMN

Llega el buen tiempo, el calor y con él, las frutas del momento. Además de las fresas, las cerezas, sandía, melón y otras más, cabe destacar la nectarina, el albaricoque y el melocotón.

¿Pero sabes realmente en qué se diferencian estas tres últimas? Es muy común que te resulten casi iguales, tanto en sabor como en forma, porque las tres forman parte de la misma familia de frutas, Prunus, a la que también pertenecen las ciruelas, cerezas y almendras.

Para evitar confusiones y que lo tengas clarísimo, vamos a explicarte las diferencias que existen entre ellas.

El aspecto exterior dice mucho

La nectarina y el melocotón se parecen bastante, tienen un color similar y un tamaño muy parecido. Entonces, ¿cómo diferenciar a simple vista el melocotón y la nectarina? Observando su piel.

La piel de la nectarina es más suave, mientras que la del melocotón, aunque también es suave, es más difusa y aterciopelada. El albaricoque, en cuanto a tacto, es más similar al melocotón, cuyas pieles son muy afines y  más rugosas.

Los melocotones y nectarina blandos suelen ser de mejor calidad

En cuanto al aspecto, el albaricoque es el más reconocible, ya que tiene un tamaño mucho menor, y además cuenta con una pequeña abertura ovalada que logra que sea mucho más fácil abrirlo por la mitad y quitar el hueso que tiene en su interior.

Pelar y retirar el hueso de la nectarina y el melocotón es algo más pesado y tedioso que el albaricoque, mucho más fácil, rápido y sencillo.

Por dentro los podemos diferenciar más aún

En cuanto al sabor, el melocotón y la nectarina siguen siendo los más parecidos, ya que tienen un gusto mucho más dulce con respecto el del albaricoque, que tiene un sabor más agrio y que se asemeja más a la ciruela.

Los beneficios que puedes tener con su consumo también cambian dependiendo de la fruta que sea. Los melocotones y nectarinas son más ricos en potasio, mientras que los albaricoques poseen bastante vitamina A y son más bajos en calorías que los anteriores.

Los albaricoques tienen minerales como el calcio y el magnesio

Otras diferencias con las que cuentan y que no son tan fáciles de detectar, ya que se nos puede escapar porque hace más referencia a sus fases de producción, es el tiempo que tardan y su temporada.

Los albaricoques necesitan una estación mucho más corta para su crecimiento, pero después necesitan más horas de frío, mientras que los melocotones y las nectarinas aunque también necesitan horas de frío, no tantas, y su estación del año es mucho más larga.

Esperamos que ya tengas claras las diferencias entre estas deliciosas frutas, ahora dinos, ¿cuál es tu favorita? Puedes hacer multitud de recetas con ellas, ¡cuéntanos cuál es tu plato estrella!

deja tu comentario


ver comentarios