Popeye no se equivocaba, las espinacas son fuente de salud y vitalidad

espinacas a la catalana

A pesar de las múltiples críticas que puedan aportar sus detractores, en lo de comer espinacas Popeye no se equivocaba. Efectivamente, éstas aportan fuerza muscular, pero ésa es sólo una de sus tantas propiedades.

Cocinadas en tortilla, rehogadas con ajito y jamón o con pasas y piñones, crudas en ensalada o licuadas para zumo, las espinacas pueden  ingerirse de múltiples maneras, son versátiles y de fácil preparación para su uso: lavar y listo. Pero, sobre todo, lo que son es infinitamente saludables y beneficiosas para nuestra salud.

Entre sus múltiples bondades, esta verdura de hoja verde es un excelente recurso natural de vitaminas, minerales, fibra y proteínas, perfectamente comparable a la carne, pero con muy pocas calorías y sin grasas. Calcio, hierro, potasio, magnesio, manganeso, fósforo, Vitaminas A, B, C, E, K y ácido fólico, además de antioxidantes como los flavonoides y carotenoides y ácidos grasos Omega-3, están en su larga lista de nutrientes.

zumo de espinacas

Beneficiosas para superhéroes y mortales

Se pueden encontrar muchos estudios a nivel mundial en los que se detallan los beneficios de las espinacas y todos coinciden en que son muchos y muy positivos, tanto para superhéroes como el amigo Popeye, como para los simples mortales.

Ayudan a bajar de peso, favorecen el tracto intestinal, aumentan la fuerza muscular, promueven la energía y la vitalidad, ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares o degenerativas (entre otras), mejoran la visión, mantienen la presión arterial a raya, potencian el transporte de oxígeno de los pulmones al resto del organismo y, por su alto contenido en ácido fólico, son muy recomendables en mujeres embarazadas y niños.

popeye comiendo espinacas

Espinacas, mejor si son frescas

Sin embargo, algo en lo que sí se equivocaba Popeye con respecto a las espinacas, es en lo de comerlas enlatadas, ya que éstas pierden algunos de sus nutrientes en el proceso de elaboración y envase. La opción de comprarla congelada es menos mala, ya que, aunque pierden algo de sabor, conservan la mayor parte de los nutrientes. Pero sin duda, lo ideal es comprarlas frescas, sobre todo ahora que empieza su temporada.

Además, las espinacas son un vegetal tan beneficioso como delicado, por lo que hay que guardarlas en bolsas de plásticos antes de refrigerarlas, mejor si es en vacío, y así se conservan unos cinco días. Se lavan sólo justo antes de consumirlas o cocinarlas y, si se opta por la segunda opción, la mejor forma es hervirlas durante 1 minuto, retirar del fuego y colar, así estarán perfectas para disfrutarlas como más te gusten.

Fuente: www.zonadiet.com

deja tu comentario


ver comentarios