Todo lo que necesitas saber sobre los Sanfermines

Chupinazo de San Fermín

Estamos a pocas horas de que el Chupinazo rasgue el cielo de Pamplona y, con su estruendo, dé por inaugurados los Sanfermines 2015. Una fiesta por la que los navarros suspiran durante todo el año y que consigue que la población pamplonica pase de sus habituales 190.000 habitantes a más de un millón durante los nueve días que duran los festejos. Si quieres conocer un poco mejor la festividad en honor del patrón de Navarra, enfúndate tu camiseta y pantalón blancos, anúdate el pañuelo rojo al cuello y acompáñanos: ¡Viva San Fermín!

Aunque datan de la época medieval como feria comercial y fiesta secular, la fama internacional de los Sanfermines es mucho más actual y se encuentra estrechamente vinculada a la difusión que le dieron personajes de talla mundial como el Premio Nobel Ernst Hemingway, que se enamoró de la fiesta pamplonica en 1923 y, desde entonces, repitió visita en numerosas ocasiones a lo largo de su vida. También plasmó su visión de los Sanfermines en ‘Fiesta’, novela publicada en 1926 con la que se convirtió en escritor de éxito.

Chupinazo8

Tradiciones de San Fermín

Las 12:00 del mediodía del 6 de julio es el momento y la plaza Consistorial el lugar indicado: En el engalanado balcón del Ayuntamiento de Pamplona se encuentran las principales autoridades y personalidades de la ciudad, de entre las que se adelantará el responsable de encender la mecha del cohete que desatará la felicidad de los miles de asistentes. Eso si, será después de exclamar el tradicional “Pamploneses, pamplonesas, ¡Viva San Fermín! Gora San Fermín!”.

Para disfrutar plenamente de ese estallido de felicidad y locura colectiva que es el Chupinazo de los Sanfermines, hay que tener en cuenta algunas recomendaciones que nos permitirán sacarle todo el jugo a una experiencia que podremos contar a hijos y nietos:

– Está prohibido acceder a la plaza con recipientes de vidrio y la policía requisará aquellos que sean descubiertos. En la zona se pueden adquirir diferentes bebidas, alcohólicas o no, en recipientes de brick y plástico.

– Aquellas personas que no sean muy amigas de las grandes aglomeraciones de gente deberán evitar la zona, especialmente entre las 11:00 y 12:00 horas. Siempre pueden seguir el chupinazo por medio de las pantallas gigantes ubicadas en otras zonas como el parque de Antoniutti, el paseo de Sarasate, el paseo Carlos III, la plaza del Castillo o la plaza de los Fueros.

– Es importante contar con un calzado adecuado para la ocasión, buscando siempre proteger los pies, con lo que las sandalias quedan completamente descartadas.

– Es fácil que aquellos dispositivos frágiles como cámaras de fotos, vídeo o teléfonos móviles sufran desperfectos por la gran afluencia de gente. Además, en caso de que se caigan al suelo resultará imposible buscarlos.

– Se debe tener especial atención con los objetos de valor, llaves, documentación o dinero, ya que el Chupinazo es el lugar ideal para perderlo todo.

– Hay que asumir que la ropa quedará completamente teñida de los colores del vino, la sangría, el champán o el calimocho. Un ‘baño’ que aunque a priori pueda resultar poco agradable, terminará siendo bienvenido ante las altas temperaturas que se viven a pie de plaza.

Plaza_de_toros_de_Pamplona_tras_encierro

Los Sanfermines tras el Chupinazo

Una vez inaugurados oficialmente los Sanfermines, comienzan nueve días de fiestas con un nutridísimo programa de actividades en el que no faltan las actuaciones musicales, comparsas de ‘Gigantes y Cabezudos’, verbenas, actividades culturales, pirotecnia y, como no podía ser de otra manera, los tradicionales encierros, corridas de toros y otros festejos taurinos tan íntimamente ligados a las fiestas de San Fermín.

Desde el 7 de julio y tras las igualmente tradicionales ‘Dianas’, cada día a las 8 de la mañana las calles de Pamplona se llenan de mozos dispuestos a recorrer los 875 metros que separan la plaza de Santo Domingo de la Plaza de Toros. Una distancia que la manada, compuesta por seis toros y cuatro cabestros, suele recorrer en unos cuatro minutos de media y a unos 25 kilómetros/hora.

Antes de cada uno de los ocho encierros, los participantes piden ayuda a San Fermín entonando tres veces – a las 7:55, 7:57 y 7:59 horas – el habitual: “A San Fermín pedimos por ser nuestro patrón, nos guíe en el encierro dándonos su bendición. ¡Viva San Fermín! ¡Viva!, Gora San Fermín! Gora!”.

Sanfermines_Vaquillas_Pamplona_05

El ‘Pobre de mí’

Tras más de una semana de fiestas, encierros, corridas de toros, bebidas, celebración y, en definitiva, diversión por todo lo alto; el 14 de julio a medianoche se dan por concluidos los Sanfermines entonando el “Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín”.

El ‘Pobre de mí’, más allá de un canto de tristeza por la finalización de los festejos, es la culminación a toda una jornada de despedidas que comienza por la mañana con la despedida de los gigantes y que continúa por la tarde, con la tradicional despedida de las peñas.

Como es costumbre acudir a la plaza Consistorial con velas encendidas y, aunque no suelen producirse las aglomeraciones del Chupinazo y se puede acudir con niños, siempre hay que tener en cuenta las posibles manchas o quemaduras producidas por la cera caliente.

Fuentes: SanFermin.com y Wikipedia.

deja tu comentario


ver comentarios