Desde Sanlúcar de Guadiana a Alcotium en barco o tirolina

Paisaje Sanlucar de Guadiana

Viajamos a la frontera entre España y Portugal, concretamente a los pueblos de Sanlúcar de Guadiana y Alcoutim. Dos poblaciones separadas por el río Guadiana, pero desde las que tendremos la oportunidad de cruzar de un lado a otro de dos maneras bien diferentes: en tirolina (la primera transfronteriza del mundo) o en barco.

Ambas poblaciones se encuentran a unos 70 km de la desembocadura del río Guadiana, la navegabilidad de este río llega hasta los 80 km aproximadamente, dependiendo del calado de las embarcaciones.

Estos pueblos cercanos pero separados por esta franja de agua, haciendo de frontera física y política entre los dos países, han estado conectados por barcos más o menos grandes, barcas e incluso balsas de troncos en tiempos donde era la única forma de transporte para poder cruzar de un lado a otro. Esta necesidad de comunicación se basaba en un intento por mantener un comercio entre ambos países intercambiando productos y materiales como el carbón, plomo, madera o jabón. De tal forma que todos estos materiales se transportaban de una forma más rápida a otras poblaciones más importantes como Huelva, Cádiz, Vila Real, Faro o Portimao y, desde aquí, partían en barcos muchos más grandes a otros países.

En la actualidad, para cruzar el río Guadiana, ya sea de Portugal a España o viceversa, podemos utilizar una pequeña barca que apenas tarda 5 minutos. Con una frecuencia de 30 minutos en unos cómodos asientos y un techado en la parte trasera, podemos alcanzar la otra orilla por tan solo un euro. Servicio que podremos contratar en el puerto de Alcoutim y también en el puerto de Sanlúcar si no queremos lanzarnos en tirolina. En el caso de que crucemos por la tirolina este gasto está incluido en el precio de la actividad.

Ahora la actividad comercial se ha reducido o casi desaparecido y las embarcaciones que podemos encontrar navegando son ferrys, barcos para realizar visitas turísticas y guiadas o veleros que aprovechan para realizar tranquilas jornadas de navegación fluvial para conocer el interior de esta zona de la península.

Barco en Sanlucar

A nivel local, Sanlúcar de Guadiana es una población de pequeñas y blancas casas cuyo origen podemos encontrarlo tras la ocupación árabe, aunque su núcleo actual se inicia en el segundo tercio del siglo XIII. Al ser una población fronteriza, vive diferentes episodios de conquista, alternándose entre Portugal y España.

Destacan construcciones como el fuerte de San Jerónimo o el castillo de San Marcos que recuerdan ese pasado de guerras, defensas y conquistas. Actualmente están remodelando el castillo de San Marcos, a punto de abrirse al público, desde donde podremos tener una maravillosa vista panorámica de la villa de Sanlúcar y la vecina, al otro lado del Guadiana, Alcoutim.

Muy cerca de este castillo se encuentra la plataforma de salto de la tirolina por la que podremos cruzar a esta última población portuguesa. Para ello, debemos ir al puerto de Sanlúcar, donde encontraremos la oficina de “Límite Zero” (empresa que ha instalado la tirolina que cruza el río Guadiana). La distancia total a recorrer es de 750 metros y  se pueden alcanzar hasta los 70-80 kilómetros por hora.

Desde la parte alta se tiene una magnífica panorámica del paisaje y vista de los pueblos que visitamos en esta actividad tan especial, sobre todo por la forma de llegar, en poco más de un minuto.

El núcleo principal de esta población portuguesa es muy similar a su vecina Sanlúcar, pequeñas callejuelas de casas blancas, donde podemos encontrar un pequeño castillo del siglo XVI. En su interior, podemos encontrar el Núcleo Museológico de Arqueología, donde podemos ver los restos de las murallas medievales rodeadas por floridos jardines, ofreciendo unas excelentes vistas panorámicas. La entrada a dicho castillo incluye el acceso al Museo de Arte Sacra de la capilla de San Antonio.

Si lo preferimos, también podemos disfrutar de un baño en la playa fluvial Pego do Fundo que se encuentra en las afueras de la población, en la ribera del Cadavais, un afluente del Guadiana.

Para completar la visita a la población podemos aprovechar para comer en un pequeño restaurante encima del puerto donde se pueden degustar los típicos platos de la cocina portuguesa como el bacalao, el atún a la brasa o el estofado de jabalí.

Dentro de las actividades complementarias que podemos realizar en ambas poblaciones, se encuentra el alquiler de piraguas (que nos permiten navegar por nuestra cuenta) o los paseos en barco organizados desde ambos puertos. Con esta última opción, podemos disfrutar de un paseo más largo que el simple hecho de cruzar de una población a otra, pasando toda la mañana navegando e incluso comiendo en el barco.

Ya sea de una forma u otra, merece la pena pasar una divertida e interesante jornada en estas poblaciones, bien utilizando la tirolina o el barco para cruzar. En un caso será una aventura donde la carga de adrenalina y emoción es muy alta y, en el otro, nos dará una forma más tranquila de conocer la vecina localidad lusa y poder pasear por sus callejuelas.

deja tu comentario


ver comentarios

  • Enviado por Anónimo el 12 Sep 2016, 14:23

    Zona maravillosa y digna de ver y hacer uso tanto de la tirolina como de los paseos en barco, dormir y comer en cualquiera de los pueblos si fuera necesario. bonita excursión de un día o de un fin de semana

    • Enviado por GrupoIFA el 12 Sep 2016, 15:26

      Muchas gracias por leernos y por tu comentario.

      Un saludo. :)

  • Enviado por Anónimo el 2 Oct 2016, 12:44

    Es sitio muy bonito para pasar un fin de semana. Subir al castillo bajar en el tirolina,comer en Alcoutim
    y volver a Sanlucar en la barca y se hay que pernotar los molinos es una buena option.

    • Enviado por GrupoIFA el 3 Oct 2016, 12:40

      ¡Muchas gracias por compartir con nosotros tu opinión! 😉