Cómo hacer un sofrito de tomate y verduras

Cómo hacer un sofrito de tomate y verduras | HCMN

Cuando hablamos de sofrito nos viene a la cabeza la cocina de tradición. Y es que son la base para elaborar un rico guiso, carne, un pescado, paellas e incluso para arreglar legumbres u otros platos. En la actualidad se conserva ese gusto por el sabor y se intenta conservar aunque sea diferente la forma de presentar los platos. La cocina tradicional es la base de la moderna y hoy nos proponemos recordaros cómo hacer un sofrito.

Sofrito viene de sofreír, freír a fuego suave. Para hacer un sofrito delicioso utilizaremos siempre aceite de oliva. Dependiendo del tipo de aceite que utilicemos podemos darle diferentes matices. Según sea más o menos intenso o aromático. Si queremos aromatizar un aceite para preparar un sofrito determinado podemos utilizar diferentes especias.

Para elaborar un buen sofrito es necesario que todos los ingredientes sean frescos y de calidad, incluso el tomate, pues es menos ácido que el de bote o lata. Podemos rallarlo y evitar que la piel quede entera o trozos o si vamos a pasar la salsa de nuestra receta podemos añadir la piel. Otro punto importante a tener en cuenta son las pepitas. Es importante limpiar nuestro tomate de pepitas, por eso las retiraremos antes de rayar o cortar en concasse el tomate (en cubos). Para corregir la acidez se le puede añadir un poco de azúcar. El azúcar moreno le da un tono más oscuro a nuestro sofrito, aunque sí queremos que nos quede más dorado simplemente tenemos que dejarlo más tiempo o sofreír a fuego medio sin que lleguen a quemarse los ingredientes.

Tipos de sofrito

El sofrito tradicional se elabora con tomate, cebolla y ajo. Se deja pochar a fuego medio bajo para que se hagan los ingredientes por igual. Es esencial dejarlo tiempo. Cuanto más tiempo a fuego medio bajo lo dejemos, más se potenciará su sabor al evaporarse el agua.

Cómo hacer un sofrito de tomate y verduras | HCMN

Existen diferentes variantes de sofrito que podemos utilizar dependiendo del tipo de ingrediente principal.

  • Sofrito para pescados o marisco. Según el tipo de pescado podemos preparar un sofrito distinto. En el mercado encontramos todo tipo de pescados, pescado azul y pescado blanco. Los pescados blancos tienen un sabor más suave que el pescado azul cuando se cocina. Con esta orientación podemos preparar un sofrito más suave para los pescados blancos y uno más potente para el pescado azul. Partiendo del sofrito tradicional podemos utilizar diferentes ingredientes y especias para darle el sabor deseado a nuestro plato (laurel, pimientas, romero…). Para pescados blancos o marisco puede hacerse un sofrito a base de cebolla, ajitos picados y unas guindillas que le dan un toque picante muy agradable. La merluza queda estupendamente con unos ajitos y añadiendo una pizca de pimentón al retirar del fuego para después regar el pescado.
  • Sofrito para carnes. Cuando se trata de carnes los sofritos pueden tener muchísimos ingredientes. Además de cebolla, ajos y tomate podemos añadirle otras verduras como pimientos rojos y verdes, zanahoria, puerro… Es fundamental que todas las verduras se hagan por igual por lo que intentaremos añadirlas progresivamente o si las añadimos todas de una vez lo dejaremos a fuego medio bajo durante mucho tiempo y las cortaremos de tamaño similar. De esta forma nuestro guiso adquirirá un sabor inigualable. Para elaborar un sofrito para un guiso de carne (albóndigas, carne guisada, carrillera…) lo ideal es marcar la carne en el aceite para sellarla y la reservaremos. Después en el mismo aceite que hemos marcado la carne sofreímos todas las verduras. Así, la salsa tendrá un aporte extra de sabor.
  • Sofrito para arreglar legumbres o verduras hervidas. Cuando hacemos un cocido o preparamos unas legumbres, elaborar un sofrito sustancioso es fundamental para dar sabor a la receta. En este caso prepararemos un sofrito aparte que después añadiremos a nuestras legumbres. En el norte, por ejemplo, se arreglan las alubias o el potaje de garbanzos con un sofrito a base de ajitos y pimentón. Para darle consistencia al guiso podemos dorar un poco de harina junto con los ajos antes de añadir el pimentón. Si no queremos añadir harina o cualquier otro espesante podemos triturar junto con el sofrito unas cuantas legumbres cocidas y añadirlo al puchero. Se deja cocer unos minutos más y listo.
  • Sofrito para paella. Las paellas son un clásico y es uno de los platos más variados y versátiles de nuestra gastronomía y un icono de la dieta mediterránea. Podemos hacer paellas de pescado, de marisco, de carne, de vegetales o mixtas. El sofrito de paella además de llevar los ingredientes del sofrito tradicional puede llevar pimiento rojo o verde. Es un sofrito que según el tipo de paella que preparemos podemos variar. El truco para preparar este sofrito es darle un poco de potencia al principio para dorar un poco la cebolla, el ajo y tomate. Además al sofrito de la paella le añadimos azafrán, lo que después dará un estupendo color al arroz. Si queremos que nuestros arroces queden jugosos los rehogaremos junto con el sofrito antes de empezar a añadir el caldo.

Cómo hacer un sofrito de tomate y verduras | HCMN

  • Sofrito para empanadas. Nada como una empanada para llevar de picnic al campo o si vamos de excursión. La empanada gallega tiene como base el sofrito tradicional, al que se le añade el bonito aunque existen algunas variantes. La empanada de pisto es muy rica y sencilla de elaborar, el truco es dejar sofreír tiempo las verduras. Para este sofrito se pueden utilizar cebolla, ajo, calabacín, pimiento verde o rojo y al retirar del fuego le podemos añadir una pizca de pimentón (al gusto).
  • Sofrito para pasta. La pasta es uno de los platos que más juego da a la hora de elaborar una receta. El secreto reside en hacer un delicioso sofrito que es el que nos aportará todo el sabor a nuestra pasta. El tradicional es un clásico en la cocina italiana. Cebolla, ajo y tomate. Pero además se le pueden añadir diferentes especias lo que hará de cada plato de pasta una receta diferente (albahaca, orégano, pimienta…). Podemos variarlo e incluso probar con alguno de los sofritos de carne, pescado, paella para arreglar nuestra pasta, estará deliciosa.

El sofrito es la base de la cocina tradicional y de la cocina de nuestros días. Elaborar un buen sofrito marca la diferencia entre un plato bueno y uno insuperable. Podemos utilizar ingredientes variados y siempre podemos aportarle un toque diferente con especias. A fuego lento las recetas salen mejor y podemos guardar nuestros sofritos y conservarlos. De este modo siempre tenemos uno a mano para cocinar. ¿Te animas a preparar sofritos?

deja tu comentario


ver comentarios

  • Enviado por Anónimo el 7 May 2016, 20:45

    Me ha gustado

    • Enviado por GrupoIFA el 9 May 2016, 10:11

      Y nos alegramos mucho de que te haya gustado. Un saludo y gracias por tu comentario. :)

  • Enviado por Anónimo el 10 May 2016, 10:00

    Gracias por toda esta información. Es de gran ayuda. Un saludo.

    • Enviado por GrupoIFA el 10 May 2016, 10:06

      Gracias a ti por tu comentario. Nos alegra seros de utilidad. Un saludo. :)

  • Enviado por Anónimo el 12 May 2016, 16:05

    Gracias por la receta ,Las recetas caseras me encantan !!!

    • Enviado por GrupoIFA el 12 May 2016, 16:20

      Muchas gracias por tu comentario. Un saludo. :)