Sopas y cremas depurativas

Sopa de miso

A todos nos encanta una sopa o una crema depurativa bien calentita para contrarrestar los excesos y el frío del invierno. En esta ocasión os damos unas cuantas ideas para preparar deliciosas recetas y depurar nuestro organismo.

Las sopas y cremas depurativas son ideales para tomar como entrante o primer plato en una comida. Podemos prepararlas tanto en frío como en caliente, según la época del año. Algunas cremas son estupendas como plato único en las cenas. Del mismo modo algunas sopas son ideales para tomar como un caldo a media tarde o incluso entre horas.

Existen infinidad de ingredientes depurativos con los que podemos elaborar diferentes recetas dependiendo de sus propiedades nutricionales y alimenticias. Brócoli, alcachofas, apio, cebolla, espárragos, piña, frutos del bosque… Es ideal el uso de algunas hierbas como el romero, el orégano o el tomillo para darle un toque diferente a nuestras recetas.

La cultura oriental, por ejemplo, siempre ha estado muy influenciada por la medicina natural y las propiedades terapéuticas y depurativas de los alimentos (especialmente vegetales y hierbas). Hace más de 2000 años en China o Japón, ya se preparaban deliciosas sopas y cremas depurativas.

Existen escritos en los que se cuenta como es su elaboración y los principales pasos a seguir. Para los orientales, por ejemplo, la correcta mezcla de los ingredientes y sus cantidades era esencial a la hora de aportar diferentes matices y sabores a las sopas. Para que la mezcla sea armoniosa hay que utilizar lo dulce, lo agrio, lo amargo, lo picante y lo salado. Es importante la elección de los ingredientes y el orden a la hora de preparar la receta. También las proporciones y cantidades para lograr un equilibrio y que resulte sutil al paladar.

Cortando apio para cremas y sopas depurativas

La diferencia entre una sopa y una crema reside en la consistencia de la misma. Así, las sopas son más líquidas y parten de un caldo (bien de verduras, de carne o de pescado) y las cremas, como su nombre indica son más consistentes sin llegar a tener el espesor ni la potencia de sabor de una salsa.

Existen muchísimas recetas de cremas y sopas depurativas, además de la crema de calabaza que os enseñamos a preparar hace un tiempo. Aquí os mostramos algunas de ellas:

  • Crema de Brócoli, espinacas y jengibre. Es un crema sencilla de preparar, se rehogan los ingredientes en una cazuela con un poco de ajo y cebolla, se cubre de agua y, cuando estén cocidos, se pasan con una batidora para conseguir una crema deliciosa. El brécol y las espinacas son muy ricas en clorofila, antioxidante natural. De esta forma, al consumirlos, nuestro organismo evita daños oxidativos en moléculas importantes del cuerpo. Además, son vegetales ricos en vitaminas C y E. Son potentes anticancerígenos y ayudan al funcionamiento de órganos vitales. El jengibre es un rizoma aromático y picante, tiene propiedades anti-inflamatorias.
  • Crema de piña y aloe vera. Es una crema sencilla y muy rica. Puede tomarse en frio o caliente, como primer plato o como postre. Se trata de pochar con unas gotitas de aceite de oliva virgen extra la piña con un poco de aloe deshidratada, unas gotas de limón y azúcar. Cuando esté reducido se tritura. La piña es una de las frutas más beneficiosas para la salud y es también una de las más depurativas. Se aconseja en dietas depurativas por su alto contenido en fibra y minerales. Favorece la absorción de hierro y, además, tiene propiedades anti-inflamatorias. El Aloe Vera es de la familia de los cactus. Se consume su carne gelatinosa y transparente (también se vende deshidratada). Tiene propiedades antibacterianas y refuerza el sistema inmunitario. Es rica en vitaminas, minerales y azúcares indispensables para nuestro organismo.

Aloe vera deshidratada para hace cremas y sopas depurativas

  • Crema de apio. El apio es una de las plantas más beneficiosas para la salud. Esta crema es muy depurativa, se pone en una cazuela apio, cebolla, zanahoria y aceite de oliva virgen extra. Se rehoga, se cubre de agua y, cuando estén las verduras al punto, se pasa todo por la batidora. Tiene potentes propiedades diuréticas, es un buen aliado para los problemas cardio-vasculares y para disminuir el colesterol malo. Es rico en minerales, vitaminas de la serie B, agua y fibra.
  • Sopa de setas y alcachofas. Esta crema es ideal para el otoño, cuando la recolección de setas es más variada. Las setas crecen en el bosque y son ricas en minerales, fósforo, hierro y potasio. Son ideales para dietas depurativas y según la variedad de seta que elijamos para nuestra sopa obtendremos diferentes propiedades beneficiosas. Ayudan a la actividad neuronal y al sistema nervioso. Las setas Shitake es una de las que tiene mayores propiedades, entre ellas reforzar nuestro sistema inmunitario y nos protege ante infecciones, herpes, catarros… Es rica en vitaminas del grupo B y también tiene vitaminas A, C y E. Las alcachofas son muy buenas para nuestro hígado, hacen que fabrique más bilis indispensable para realizar una buena digestión y para facilitar el tránsito intestinal. Cocidas simplemente están buenísimas y su agua la podemos tomar con un poco de limón entre horas. Para preparar esta crema, rehogamos las setas y las alcachofas con un ajito y aceite de oliva virgen extra. Cubrimos con un poco de agua y dejamos cocer unos 15 minutos. Después, podemos utilizar un robot de cocina, pues la potencia dejará una textura mucho más sedosa que la batidora normal.
  • Sopa de Miso. El miso se utiliza como la base en muchas sopas pero también como condimento, en marinados o para encurtir verduras. Lo frecuente es que incluya un caldo dashi y taquitos de tofu. El miso tiene alto valor nutricional, rico en proteínas. Depende de si se ha elaborado sólo con soja o también con alguna otra legumbre. Contiene enzimas que favorecen la digestión, además es rico en minerales, hierro, magnesio, potasio y calcio. Aporta ácido fólico y niacina.
  • Sopa de espárragos. Los espárragos son uno de los alimentos más diuréticos que tenemos en nuestra dieta. Tanto los verdes como los blancos aportan mucha fibra lo que facilita la limpieza de nuestro colon e intestinos. Favorecen nuestro sistema circulatorio y nos aportan acido fólico (importante durante el embarazo) y hierro para combatir la anemia. Esta sopa se puede hacer con espárragos naturales pero lo ideal es prepararla con una lata o un bote de espárragos en conserva. Se tritura todo con el líquido y se puede tomar fría para los meses de verano o caliente en los fríos meses de invierno.

Las cremas y sopas depurativas nos ayudan a regular nuestro organismo. Nos aportan innumerables beneficios y, además, podemos combinar los ingredientes como más nos guste. Se pueden preparar cremas y sopas como entrantes o primer plato, pero también en postres deliciosos además de digestivos. Cada día puede ser una experiencia culinaria y depurativa diferente, ¿te animas?.

deja tu comentario


ver comentarios