Zurracapote y vino en la fiesta de San Mateo de Logroño

Zurracapote y vino en San Mateo | HCMN

Logroño (La Rioja), tierra marcada por el vino, despide cada año el verano el 21 de septiembre con sus tradicionales fiestas en honor a San Mateo. No son las fiestas patronales de la ciudad, que se celebran el 11 de junio en honor a San Bernabé, pero sí es una festividad popular muy importante, con mucho arraigo, y que está dedicada a la vendimia, dada la proximidad a la temporada de la recogida de la uva.

Así, las Fiestas de la Vendimia de Logroño fueron declaradas de Interés Turístico Nacional en 1980, duran toda una semana y engloban un amplio programa de actividades en torno al vino. Arrancan con el disparo del cohete y el discurso de los vendimiadores; hay desfiles de carrozas, espectáculos pirotécnicos, competiciones de pelota vasca y frontón, corridas de toros, gigantes y cabezudos, etc. También hay conciertos en las plazas públicas y degustaciones de patatas con chorizo, chuletillas al sarmiento, embuchados, choricillos y todo ello regado con los mejores vinos de la tierra.

Zurracapote y vino en San Mateo | HCMN

El acto principal de las fiestas es la pisada de la uva y la ofrenda del primer mosto, que se realiza el mismo día de San Mateo. Niños de toda la comarca riojana participan en el Paseo del Espolón, llenan una cuba con las primeras uvas de la temporada para ser pisadas y convertidas en el primer mosto, que es recogido por los Vendimiadores Mayores y se usa como ofrenda para la Virgen de Valvanera, patrona de La Rioja. Desde hace décadas, la pisada de las uvas recae en la familia Urdiales, una tradición que ha pasado de abuelos a nietos.

Sus orígenes

El origen de estas fiestas se remonta al siglo XII y nació como una feria anual dedicada al comercio. Con el paso del tiempo fue sumando cada vez más relevancia y adquiriendo un carácter más lúdico y festivo.

En sus inicios se celebraba a primeros de septiembre, pero un Real Decreto de Isabel II les concedió permiso para trasladar la fiesta entre el 16 y el 23 de septiembre. Finalmente se fijó la fecha en el 21 de septiembre por el día de San Mateo, que fue recaudador de impuestos y se había convertido en el patrón de los mercaderes. Desde 1956 también se conocen como las Fiestas de la Vendimia y suponen el comienzo de la recogida de las uvas.

Zurracapote y vino en San Mateo | HCMN

Brindemos con zurracapote

Una de las tradiciones más importantes de estas fiestas son los ‘chamizos’, locales habilitados por las peñas, asociaciones y otros colectivos de vecinos, en los que organizan sus propias celebraciones y reciben a propios y extraños invitándoles a probar su zurracapote. ¿Qué qué es esto? Pues una bebida típica riojana y de las zonas limítrofes, similar a la sangría, y que se bebe, tradicionalmente, en porrón.

Zurracapote y vino en San Mateo | HCMN

La receta del zurracapote, o ‘zurra’, como se le conoce coloquialmente, es sencilla pero tiene sus variantes según la región y las costumbres, aunque  sus ingredientes básicos son siempre los mismos: canela en rama, zumo y cáscara de limón, azúcar y vino de la tierra. Algunos lo dejan macerar un tiempo, otros lo cuecen para acelerar el proceso y también hay quienes le añaden trozos de otras frutas. Si lo tomas bien reposado y muy fresquito, ¡está riquísimo!

Zurracapote y vino en San Mateo | HCMN

Ahora sí, brindemos, ¡buena vendimia a todos!

deja tu comentario


ver comentarios