El menú y la alimentación de los niños en edad escolar

Mantener una dieta equilibrada es fundamental para prevenir enfermedades. Es necesario crear hábitos saludables desde la infancia. De este modo, se evitarán enfermedades crónicas en la edad adulta. La responsabilidad en la alimentación de vuestros hijos es tanto vuestra como del colegio, donde comen 5 días a la semana. Hoy os damos algunos consejos para elaborar un equilibrado menú para niños en edad escolar.

A pesar de ser una comida de gran importancia, entre el 8% y el 12% de los niños en edad escolar se ‘saltan’ el desayuno. Un dato que puede llegar hasta el 30% en el caso de los adolescentes. Como ya sabéis, los expertos recomiendan mantener unos hábitos de alimentación saludables y, para conseguirlo, es importante respetar las cinco ingestas de alimentos al día. Por lo tanto, el menú de nuestros niños en edad escolar no puede arrancar bien sin un desayuno completo.

La importancia de la alimentación en la infancia

Todo lo que se aprende de niño se queda grabado para toda la vida. Por eso es fundamental que tus hijos adopten hábitos saludables desde el principio en cuanto a la alimentación. Ten en cuenta que en los primeros años todo lo aprenden por imitación, los  maestros y los padres debemos ser el mejor de los ejemplos.

Es primordial reunirse toda la familia en la mesa y comer todos el mismo plato. No os aconsejamos cocinar algo especial para nadie, salvo por recomendación médica. En casa los juguetes, la televisión y demás distracciones deben estar fuera de la mesa mientras se come para evitar que los más pequeños se descentren. Una buena manera de predicar con el ejemplo sería que los mayores también dejásemos los móviles lejos a la hora de sentarnos a la mesa.El menú y la alimentación de los niños en edad escolar | HCMN

Con una dieta equilibrada, los pequeños evitarán la obesidad, problemas cardiovasculares, la anemia, trastornos alimenticios, desnutrición, retraso en el crecimiento, caries, etc. Un niño bien alimentado obtendrá un mayor rendimiento escolar, gracias a que estará más despierto y lleno de energía. Casi tan importante como la alimentación es la práctica de la actividad física. Tus hijos deben hacer ejercicio, y qué mejor para conseguirlo que acercarles a algún deporte o, simplemente, compartir momentos con ellos en el paraque, para que jueguen al aire libre, corran, salten…

La alimentación en edad de crecimiento

Para que tus hijos no rechacen la comida, lo mejor es que les ofrezcas una dieta variada y con unos platos atractivos. Completa en casa el menú del colegio sin perder de vista la pirámide nutricional de nuestra dieta mediterránea, es la mejor guía que puedes tener. Mantén fuera del menú los dulces industriales: Siempre es preferible hacer un bizcocho o galletas caseras.

Según nos dice la “Guía de alimentación saludable” del Ministerio de Salud e Igualdad, un 13,8 % de los niños españoles son obesos. La causa de esta preocupante cifra son las grasas saturadas y azúcares refinados de la bollería industrial, además del bajo consumo de frutas.

Cada día debemos tomar 5 raciones de fruta y verdura frescas. En lugar de optar por el socorrido bocadillo a la hora de merendar, podemos probar sustitúyelo algunos días por fruta, leche, queso o yogures, que son una merienda perfecta. En la alimentación infantil debe haber mayor cantidad de panes, legumbres, pasta, cereales y patatas que en la de los adultos, ya que ellos necesitan los hidratos de carbono para reponer la energía que consumen cada día.

El menú y la alimentación de los niños en edad escolar | HCMN

Las carnes, especialmente las procesadas, pueden estar en su dieta aunque reduciéndolas a un par de veces a la semana. Otro reto a alcanzar es el acostumbrarles a comer pescado. Además, hay una amplísima variedad con la que preparar platos muy atractivos para tus hijos y un ejemplo de ello es el lenguado.

Por último, aunque no por ello menos importante, también es primordial reducir la cantidad de sal y salsas preparadas. A cambio, podemos enseñarles a valorar y disfrutar del aceite de oliva y las hierbas aromáticas. Además, los frutos secos son una buena opción para quitar el hambre entre horas, pero elige los naturales, sin sal y sin tostar.