Propiedades y recetas con repollo. ¡De la huerta a tu mesa!

repollo | HCMN

El repollo o col es una hortaliza muy saludable, pero a veces es complicado encontrar el modo de incorporarlo a nuestra dieta. Aquí te hemos seleccionado estas recetas en las que encontrarás el modo ideal de cocinar repollo para disfrutarlo como se merece. ¡Anímate a probar nuestras recetas!

Repollo con zanahorias y patatas

Ingredientes:

  • 1 repollo
  • 3 patatas
  • 2 zanahorias
  • 2 dientes de ajo
  • 6 ñoras
  • 1 puñado de almendras
  • agua
  • aceite virgen extra
  • sal
  • 1 cucharadita de pimentón

Prepara agua abundante en una cazuela grande y échale una pizca de sal. Puedes cortar el repollo en juliana fina y las zanahorias en medias lunas y agregarlo todo a la cazuela. Pela las patatas, trocea (cascándolas) e incorpóralas. Tapa la cazuela y cuece todo durante 20-30 minutos. Retira las verduras, escúrrelas bien y ponlas en un bol.

repollo | HCMN

Aparte, pon agua a calentar en un cazo. Retira el tallo y las semillas de las ñoras y agrégalas al cazo. Las puedes cocer durante 20-30 minutos hasta que se ablanden. Quita la pulpa raspándolas con una puntilla y las dejas en un ladito de la mesa.

Con los dientes de ajo, lamina y pícalos un poco más. En una sartén calienta aceite, añade los ajos y las almendras y dóralos un poco. Ya solo tienes que agregar la pulpa de las ñoras y el pimentón, y mezcla bien. Casi lo tienes.

Riega las verduras con el refrito, repártelas en 4 platos y decóralas con unas hojas de perejil. ¡¡Es un éxito seguro!!

Ensalada de repollo, naranja y nueces

Esta receta es rica y fácil a partes iguales. Apunta que estás a unos pasos de triunfar.

Ingredientes:

  • 1/2 repollo
  • 2 naranjas
  • 40 gr de nueces
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

Pica un repollo finamente y ponlo en un bol. A continuación, pela las naranjas, saca los gajos en vivo y añádelos al bol.

Salpica la ensalada con las nueces y sazona. Por último, aliña con un buen chorro de aceite de oliva, ¡¡y a disfrutar!!

repollo | HCMN

Así de simple. ¿Se puede pedir más?

 

Cómo retomar las horas de sueño tras las vacaciones y disfrutar de una feliz vuelta al trabajo

horas de sueño | HCMN

Durante la época estival y las vacaciones solemos salirnos de nuestros horarios habituales. Esto es debido a que nuestras rutinas cambian totalmente. Disponemos de más horas de luz, aprovechamos más las tardes y las cenas se alargan. Esto sumado a las típicas horas de siesta da como resultado que nos vayamos a dormir más tarde y que la hora de despertarnos sea también algo más tarde.

Sin embargo, cuando se acaban las vacaciones, vuelve la rutina y el despertador vuelve a sonar para despertarnos temprano e ir a trabajar. Si no dormimos las horas necesarias estaremos más cansados y la vuelta será mucho más dura. ¿Quieres saber cómo retomar las horas de sueño tras las vacaciones? ¡Sigue leyendo!

Adapta tus horarios

Una de las cosas más importantes a la hora de volver al trabajo con ganas es haber descansado correctamente. Para ello es primordial recuperar gradualmente los horarios. Unos días antes de la vuelta a la rutina podemos hacer pequeños cambios e irnos a dormir 15 minutos antes cada día. De la misma manera, podemos empezar a poner el despertador más pronto durante los últimos días de vacaciones para evitar dormir hasta muy tarde. Y, cuando llegue la noche, querremos ir a dormir antes.

Cambia tus hábitos

Además de modificar los horarios para ir a dormir, también podemos hacer pequeños cambios en nuestros hábitos. Adelantar la hora de la cena, para que se vaya asemejando a la hora de la cena habitual durante el resto del año. Evita también las siestas por las tardes, para que por la noche puedas tener más sueño.

Por otro lado, también puedes evitar ciertas acciones antes de ir a dormir para llevar a cabo una rutina del sueño saludable. Comer y beber mucha cantidad por las noches causa digestiones pesadas y, como consecuencia, provoca dificultad para conciliar el sueño.

Otra recomendación es reducir el consumo de café por la tarde. Eso es porque la cafeína tarda entre 5 y 10 horas en eliminarse del cuerpo.

horas de sueño | HCMN

Si quieres dormir antes, es imprescindible evitar luces por las noches. No deberías usar teléfonos ni pantallas una hora antes de ir a dormir.

Otro consejo es comenzar a hacer deporte, ya que tiene muchos beneficios para el sueño y ayuda a reducir el insomnio.

¿Qué tal la vuelta a la rutina? ¿Has modificado alguno de tus hábitos?

El mango. ¿Crees que lo sabes todo de esta fruta tropical?

mango | HCMN

Hoy hablamos del mango, fruta con gran poder antioxidante que posee cantidades significativas de vitaminas C y E y betacaroteno. ¿Quieres conocer todas sus propiedades y beneficios? ¡Te lo contamos aquí!

Orígenes del mango

El mango es el fruto del árbol mangifera indica, de la misma familia botánica que el anacardo y el pistacho. Es originario de la región a los pies del Himalaya, en el noroeste de la India. Encontró tierra fértil en el sudeste asiático y desde ahí se ha extendido a todas las zonas cálidas del planeta.

Fruta repleta de nutrientes

El mango destaca por sus nutrientes y por las sustancias antioxidantes que encontramos en su composición.

  • Es fuente de vitaminas C y A.
  • Es rica en Vitamina E.
  • Aporta Magnesio y Potasio.
  • Contiene ácidos depurativos

Además, protege la piel y las mucosas por su alto contenido en betacarotenos, útil para proteger la piel, las mucosas, los ojos y el corazón frente a la acción de los radicales libres.

También mantiene huesos y músculos en forma por la combinación de magnesio y potasio. A su vez estos minerales participan en el control de la presión arterial, favorecen la eliminación de líquidos y el buen funcionamiento de los riñones.

Los minerales y vitaminas antioxidantes, junto con los compuestos fenólicos, ayudan al sistema inmunitario a prevenir y luchar contra las enfermedades.

El mango, al igual que el resto de frutas, aporta una buena dosis de fibra, que evita el estreñimiento y baja el colesterol malo, lo que protege al corazón y al sistema circulatorio.

Diferentes maneras de comer mango

El mango lo puedes comer de la forma que quieras, pero te vamos a contar las cuatro maneras más populares.

  • En láminas. Corta los extremos de la fruta. Ponlo en vertical y pela la piel de arriba abajo siguiendo la curvatura de la fruta. Después corta en láminas hasta llegar al hueso de cada lado.
  • Con una cuchara. Corta dos grandes rodajas a cada lado del hueso. Después sepáralas dejando el centro ocupado por el hueso, utilizando una cuchara para sacar la pulpa.
  • En cubos. Corta un filete a lo largo y con un cuchillo haz una cuadrícula de cortes perpendiculares sin atravesar la piel. Dale vuelta al mango y los cubitos de pulpa se separarán.
  • Con un tenedor. Haz un corte en forma de cruz en un extremo del mango. Después retira la piel en cuatro partes y ensarta el mango en un tenedor.

mango | HCMN

Cómo elegir el mango adecuado

El mango suele cosecharse verde para que pueda llegar a su destino final en óptimas condiciones. Si hemos comprado un mago verde podrá madurar lentamente en la nevera durante una o dos semanas. También se puede mantener a temperatura ambiente durante unos días o meterlo dentro de una bolsa de papel para acelerar la maduración.

El mango maduro lo conocerás porque tiene un aroma muy agradable y porque al presionar un poco no está ni muy duro ni muy blando. Un truco para saber el estado de maduración de dejar la fruta en agua. Si se hunde está madura y si flota es que está aún verde.

Y ojo que el color no es un indicador del estado de madurez, pues depende de la variedad. Algunas continúan verdes cuando ya están maduras y otras se quedan amarillas, naranjas o azuladas.

Y ahora que conoces más a fondo esta fruta, ¿en qué momento del día te la comerías? ¡Cuéntanos!

Te desvelamos los pilares para tener un estilo de vida saludable

estilo de vida saludable | HCMN

Cuidarte y mantener un estilo de vida saludable tiene que ser una nuestras preocupaciones para poder exprimir la vida al máximo. Para ello es necesario ir adquiriendo comportamientos y hábitos que conduzcan hacia esa vida saludable que nos proponemos alcanzar. Estar sanos y saludables implican un buen estado físico, mental e incluso social.